Coaching Deportivo

Un camino hacia el mejor deportista que está en ti.

Mi interés por potenciar el rendimiento de las personas y deportistas y que ellas mismas encuentren su camino al éxito ha ido creciendo desde los últimos años de mi praxis. Considero fundamental el crecimiento personal para llegar a ser aquello que queremos ser, y realmente ya somos.

El coaching es una disciplina cada vez más consolidada; y su interés creciente en el ámbito deportivo es también gracias a la necesidad que han encontrado los grandes líderes del deporte en los últimos años; necesidad que se ha extendido a muchos deportistas en cualquier modalidad. En mi caso por ejemplo, y ahora viéndolo en perspectiva, lo eché en falta cuando practiqué los dos deportes que más me han marcado tanto personal como deportivamente, en mi vida: patinaje artístico y atletismo. Hasta tal punto, que a veces me pregunto qué hubiese sido de mi y el deporte si hubiese conocido el coaching y encontrado esta herramienta para mejorar como deportista.

“El contrincante más implacable de un deportista es su mente”
T. Gallwey

El coaching del deporte nace en 1970 de la mano de Tomothy Gallwey, con la finalidad de promover que los deportistas tengan más “armas” a la hora de gestionar sus emociones en los momentos de competición o de enfrentarse a sus rivales en la pista; con tal de mejorar su rendimiento y sobreponerse a los momentos de dificultad.

Entiendo perfectamente esos momentos previos a la competición y es ahí donde la gestión emocional y la adquisición de ciertas herramientas son fundamentales para dar lo mejor de ti, en esos momentos la mente lo es todo.
Pero no sólo está enfocado en la competición, sino en un trabajo para mejorar y empezar a poner en práctica todo ello en el entrenamiento, ya que si somos capaces de realizar entrenamientos de más calidad, nuestro rendimiento en competición mejorará.

Es por ello que el coaching del deporte es una guía para que el deportista pueda clarificar objetivos, desarrollar competencias y ganar herramientas para finalmente llevarlos a competición. Es un importante punto de apoyo para que vea con perspectiva dónde está y tomar las decisiones más adecuadas en su vida, tanto personal como profesional.

El deportista necesita comprender y sentir las sensaciones de los resultados de éxito; y esto es lo que facilita el coaching deportivo a través de emprender ese viaje hacia el autoconocimiento del propio talento en en el ámbito de la competición.

El método de intervención desde el coaching teleológico con deportistas de élite, permite el crecimiento personal y el logro de objetivos que se plantea el deportista o el equipo. El aprendizaje y adquisición de habilidades a través de ciertas herramientas de la metodología del coaching, aumenta el rendimiento del deportista.

En el proceso, como coach, te ayudaré a esclarecer tus objetivos, para ir desde donde estás a donde quiere llegar, facilitando que encuentres en ti mismo los recursos para gestionar la situación y llevar a cabo un plan de acción para lograr tus objetivos.

Me gustaría aclarar que el coaching deportivo no es una terapia, sino que es un proceso de acompañamiento para tu crecimiento personal como deportista. Lo que pretende es la mejora para llegar a la excelencia de uno mismo, partiendo de tus fortalezas y buscando potenciarlas. A través de la consciencia, la confianza en uno mismo, la motivación interna, la capacidad de decidir, el compromiso, la responsabilidad y la acción.

“No basta con tener éxito para percibirse competente y satisfecho; sino que es necesario que la tarea en la que se triunfa sea lo suficientemente difícil”.
(Ta Motivación y Logro de Atkinson y McLelland)

Las experiencias de éxito desarrollan en nosotros la percepción de cuán eficaces nos sentimos en esa tarea; y el coaching permite a los deportistas identificar esa percepción y contrastarla con la realidad. Mi experiencia me dice que un rendimiento óptimo no sólo requiere de la existencia de habilidades sino también de la creencia de que somos capaces. Por ejemplo, dos deportistas a igual capacidad, obtienen mejor rendimiento los que se creen capaces. Como dice Bandura: “Es difícil lograr algo cuando se lucha contra las propias dudas”.

El tomar consciencia como deportista de la necesidad de un coach, me hizo unir mis dos pasiones, la psicología-coaching y el deporte. Creo profundamente en el gran potencial de las personas; lo que se necesita es conocerse, ganar seguridad y creer en uno mismo. Y esto es precisamente lo que ofrezco a través del coaching teleológico, un método de intervención que facilita el desarrollo del potencial para que las personas sean su mejor versión, tanto fuera como dentro de la pista.

Anna Girbau
Anna GirbauAtleta, Coach y Psicóloga