Coaching Teleológico

¿Qué es el Coaching Teleológico?

Teleología proviene del griego Τελος (Telos), que significa finalidad, plenitud, llevar a cabo. La Teleología responde a tres preguntas básicas:

  • ¿Para qué lo haré? Orientada a la finalidad 
  • ¿Dónde quiero llegar? Orientada el destino
  • ¿Qué significado posee? Buscando la integración.

Imaginemos el final de una obra de teatro. ¿Qué ocurre? Al final de la obra baja el “telón”. El telón baja y comprendemos el significado, la finalidad de lo vivido. Así, pasa con las personas. Cuando caiga el telón de nuestras vidas, la obra que hayamos escrito y de la que somos los protagonistas ¿Qué significado queremos haberle dado? ¿Qué estamos haciendo en este mundo? ¿Qué mundo queremos dejar cuando ya no estemos?

El Coaching Teleológico nos recuerda que hay un final de trayecto, un punto de llegada y que al llegar allí hemos de poder dar sentido al viaje realizado. Somos concientes de que hay una distancia entre quien somos ahora y la perfección que anhelamos, la madurez a la que aspiramos. La distancia entre el punto de partida y el punto de llegada. Cuando llegamos al final se han completado las tres preguntas: ¿para qué? como finalidad, ¿hasta dónde? El horizonte, y ¿qué sentido tiene haber llegado? Integración de todo lo vivido. Como dejó escrito, el gran poeta Antonio Machado: “Caminante no hay camino, se hace camino al andar”.

El Teleológico es un modelo de coaching centrado en el ser y orientado a un fin.

La conversación en el Coaching Teleológico

Su modo de intervención es la conversación teleológica. Este modelo a diferencia de otros ofrece a los profesionales que lo quieren aplicar una estructura y una metodología muy precisas. Con los años hemos ido desarrollando y creando pilares muy sólidos para lograr conversaciones profundas, apasionantes, creativas y transformadoras.

Las bases del Coaching Teleológico

El Coaching Teleológico es tanto una manera de intervenir basada en la Psicología como un proceso psicológico que implicará un cambio de paradigma en el cliente. Se asienta en una base de conocimientos y experiencias muy sólidos procedentes de campos como la Psicología, la Filosofía y la Educación.Es un modelo muy joven que está evolucionando, tanto a nivel de la creación de herramientas como en sus campos de aplicación gracias a los debates que mantenemos los profesionales del equipo del Institut Gomà, de propuestas y nuevos cuestionamientos de los alumnos que asisten a nuestros programas universitarios, de las sesiones con nuestros clientes y también, de nuestra experiencia como mentores y supervisores de alumnos que se quieren formar en esta disciplina.

Nace de la necesidad y voluntad de crear un modelo de intervención dotado de estructura interna, y óptimo para el desempeño de la labor de coach. Se basa en la aplicación de la conversación teleológica y en el desarrollo de las competencias necesarias para poder aplicarla adecuadamente. Estamos viviendo los albores de este modelo y esperamos que nuestras aportaciones puedan contribuir al desarrollo del coaching en general y abrir nuevas puertas a la investigación y a promover cambios importantes en la sociedad.

El propósito del Coaching Teleológico

El objetivo del coaching teleológico es que las personas logren liderar su vida, es decir, que se hagan responsables de sí mismas, de sus sentimientos, decisiones y consecuencias, acciones y resultados. Creemos que todo ser humano posee en su interior los recursos necesarios para su propio desarrollo personal. Cada uno de nosotros poseemos un don o talento que nos hace únicos, especiales, diferentes e irrepetibles. En algunos casos se manifiesta muy pronto de manera natural, para otras personas emergerá gracias a unas circunstancias especiales, y para otros este don estará a la espera de ser desvelado y pueda expresarse. A menudo nuestras creencias limitadoras son el principal obstáculo. Los retos que actualmente hemos de afrontar, en nuestras organizaciones, empresas, familias o naciones requieren líderes despiertos, conscientes y preparados. Líderes que sepan tomar decisiones con fundamento, desde los valores y no desde el miedo, que no busquen el beneficio personal ni anhelen resultados a corto plazo. Necesitamos líderes que sepan dar soluciones a los grandes desafíos que se presentan cada día, tomando decisiones valientes basadas en el respeto, la coherencia, la consideración y el bien común. Líderes con una la visión clara y que la sepan transmitir para inspirar los cambios que nuestra sociedad necesita. Líderes capaces de generar sinergias entre una visión y unos valores compartidos.

La importancia de los Valores

Cuando hablamos de Coaching Teleológico hablamos de valores éticos. Los coachs son profesionales que acompañan a las personas para aprovechar su máximo potencial y llegar a hacer realidad sus sueños desde aquellos valores que los guían. Acompañar a nuestros clientes en su desarrollo personal implica necesariamente desarrollar nuestros valores, nuestra conciencia ética. La esencia del coaching teleológico la encontramos en la capacidad de mantener nuestros compromisos, con nosotros mismos y con los demás y en este caso particular con nuestra profesión. Este compromiso es el que configura nuestro carácter. No es un proceso fácil. La configuración de nuestro carácter es la empresa más grande de nuestra vida. Desarrollar nuestro carácter y valores nos prepara para dirigir nuestra vida hacia la consecución de un mundo mejor para todos.

La gente se siente sola porque construye muros en lugar de puentes
John F. Newton

Cuándo iniciar un proceso de Coaching

Las personas que piden hacer un proceso de Coaching Teleológico quieren crecer y desarrollar su liderazgo ya sea en su rol de padres, directivos, empresarios, políticos… Un liderazgo para construir equipos y organizaciones innovadoras, sostenibles y que tengan en cuenta la diversidad cultural de las personas que las configuran. Personas que desean conseguir el éxito mientras ayudan a hacer del mundo un sitio mejor.

Supongamos por un momento que nuestros clientes son una pareja de padres que están tomando conciencia de que no están siendo congruentes con lo que sienten y piensan y que no están consiguiendo el tipo de familia que querrían construir y piden ayuda a un/a coach teleológico. Su objetivo es ser los padres que siempre habían soñado ser. En el fondo nos están hablando de fortalecer su liderazgo personal como padres. Hacer un proceso les permitirá tomar consciencia de sus valores y coger un compromiso con ellos mismos y con su manera de relacionarse entre ellos y con sus hijos, logrando mayor armonía y bienestar en su hogar, e interacciones más fluidas, estimulantes y enriquecedoras entre todos los miembros de la familia.

¿En qué consiste el Liderazgo personal?

El liderazgo personal es un proceso en continua expansión y desarrollo que nos ayuda a mantener la perspectiva y la visión clara. Pone nuestros valores en primer lugar y así podemos ser congruentes con lo que realmente es importante en nuestras vidas. Imaginémonos, por ejemplo, desde nuestro rol directivo, ¿ejercemos el liderazgo en nuestros equipos? ¿Actuamos en consecuencia con nuestros valores delante de una interacción con nuestros colaboradores o reaccionamos ante ellos? Si cuando éstos se equivocan lo que nos guía son los valores, nuestras interacciones aportarán seguridad, sabiduría, respeto, firmeza, confianza y consideración. En cambio, si se equivocan y nosotros reaccionamos impulsivamente ¿cómo serán nuestras interacciones con ellos? Si lo que nos hace reaccionar es el miedo o la frustración ¿Qué relación o vínculo estaremos construyendo? ¿Qué modelo de liderazgo les ofrecemos?

¿Qué valores pones en el centro de tu vida?
¿Qué compromisos has adquirido contigo mismo?
¿Cuáles has adquirido con los demás?

No siempre es fácil de definir, es por eso que conversar con un coach nos puede ayudar a clarificar nuestra vida y desde que lugar decidimos nuestras prioridades. ¿Qué es lo que nos está influyendo a la hora de tomar nuestras decisiones vitales? ¿Dónde podemos encontrar este centro que nos da dirección? En nuestros valores. Cuando lideramos desde nuestros valores adquirimos equilibrio, estabilidad, sentimiento de valía personal, identidad.

El desarrollo del liderazgo personal implica poner en el centro de nuestras vidas los valores que como un faro iluminarán y nos indicarán el camino para relacionarnos con nosotros mismos y con los otros desde la confianza, el respeto, la responsabilidad, el compromiso y la toma de consciencia. El coaching teleológico se está configurando como un excelente modelo de intervención para acompañar a las personas que quieren humanizar su vida, su familia y sus organizaciones, que quieren ejercer un liderazgo ético y construir interacciones valientes, constructivas y potenciadoras, en definitiva, desarrollar su sabiduría.

Hermínia Gomà